Santo Domingo, República Dominicana.- La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), mantuvo una producción de 413 millones de galones de agua potable diarios, en la semana comprendida entre el 31 de mayo y el siete de junio, como resultado de los últimos aguaceros ocurridos en el país, beneficiando en gran medida a los residentes del Gran Santo Domingo.

Los detalles fueron ofrecidos a través de una nota de prensa enviada a la redacción de Consentidosocial, en la que el director general de la CAASD,  Felipe Suberví, explicó que el acueducto Valdesia Santo Domingo, principal sistema de la institución, opera a plena capacidad y que las presas de Jigüey y Valdesia, mantienen condiciones aceptables en sus depósitos, producto de las aguas recibidas por las precipitaciones.

Suberví precisó que en este momento el agua almacenada en el embalse de Valdesia está en la cota (altura) 146.4 metros sobre el nivel del mar (MSNM), de un nivel máximo de 150 MSNM, mientras, la presa de Jigüey se ubica en los 529.28 MSNM, cuya cota máxima es de 541.50 MSNM.

“Los niveles de estos dos depósitos nos garantizan que el acueducto Valdesia Santo Domingo, que aporta el 37% de toda el agua que recibe el Gran Santo Domingo, siga en condiciones óptimas. De igual manera, los acueductos Haina Manoguayabo; Barrera de Salinidad; los campos de pozos del Este; La Isabela; Duey e Isa Mana, trabajan de manera estable”, detalló.

El director de la CAASD se mostró confiado en que la producción de agua potable se mantendrá en los niveles más alto con la llegada de la temporada ciclónica, donde suelen ocurrir muchos aguaceros.

“Es preciso señalar que inició la temporada ciclónica, época en la que se registran lluvias con mucha más frecuencia, lo que nos indica que esta situación pudiera mejorar los niveles de agua en las presas que abastecen nuestros sistemas, producto de las precipitaciones que se originen por algunas vaguadas que puedan presentarse”, dijo.

También, el funcionario comunicó que técnicos de la CAASD trabajan intensamente para poner en operación algunos sistemas que tienen bombas fuera de servicio y que están en los talleres para su reparación. “Esto indica que la tendencia es una mejora continua en el servicio que ofrecemos”, sostuvo.