Santo Domingo, República Dominicana.- Según datos de la ONU, la mujer representa el 40% de la fuerza laboral agrícola en los países en desarrollo y a pesar de ello, las mujeres siguen enfrentándose con trabas de desigualdad y bloqueos en la participación de la toma de decisiones en los grupos agrarios.

Reconociendo la importancia de su figura y papel en el desarrollo económico de las diversas comunidades y su consecuente aporte a la erradicación de la pobreza, el programa social Supérate, a través de su proyecto Agricultura Familiar, trabaja para empoderar a decenas de mujeres dominicanas y jefas de hogar, indica una nota informativa enviada a Con Sentido Social.

El programa social bajo la dirección de Gloria Reyes apuesta a la mujer_ cree en su liderazgo, en su fortaleza y en su poder transformador para la sociedad.

La idea es dotarlas de las técnicas y herramientas necesarias para que el fruto de su labor en el campo también se traduzca en beneficios y el mejoramiento del estilo de vida de sus familias y sus comunidades.

De modo que, explica la nota, hoy 165 mujeres forman parte del proyecto Agricultura Familiar de Supérate que contribuye con la seguridad alimentaria, nutrición y conductas de alimentación saludable; además de fomentar prácticas y actividades productivas para reducir los riesgos de desnutrición, mejorar la calidad de vida y el desarrollo rural sostenible.

Ellas cultivan lechugas, fresas, cebollas, tomates, ajíes, apio, recaíto, papas, puerro, y están ubicadas en las provincias Duarte, Montecristi, Dajabón, Valverde, Elías Piña, Puerto Plata, Azua, Barahona, San Juan, Bahoruco, Santiago Rodríguez, La Altagracia, El Seibo, Monte Plata, María Trinidad Sánchez, Pedernales, Independencia y La Vega.


“La Mujeres Rurales se enfrentan a una significativa discriminación en lo relacionado a la propiedad de la tierra y del ganado, la igualdad de remuneración, la participación en entidades responsables de la toma de decisiones y el acceso al crédito y a los servicios financieros. Por esto nuestro compromiso en garantizar políticas públicas que promuevan la igualdad de oportunidades en las mujeres rurales y apoyarlas en creación de capacidades que le permitan el crear ingresos sostenibles para lograr autonomía, superen la pobreza y marginalidad, al mismo tiempo que aportan al desarrollo de la economía local”, declaró Gloria Reyes, directora general de Supérate.

Gloria Reyes. Nuestro compromiso en garantizar políticas públicas que promuevan la igualdad de oportunidades en las mujeres rurales y apoyarlas en creación de capacidades.

La Organización para las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reporta que las mujeres reinvierten hasta el 90% de sus ganancias en sus hogares, dinero que se destina a nutrición, alimentos, atención médica, escuela y actividades generadoras de ingresos, ayudando a romper el ciclo de la pobreza intergeneracional.

Según datos de la ONU, la mujer representa el 40% de la fuerza laboral agrícola en los países en desarrollo.

Parte de la estrategia de Supérate, indica el documento de prensa, es continuar afianzando y aunando esfuerzos para que miles de mujeres en condiciones de vulnerabilidad sean protagonistas de su propio cambio.

“En ese sentido, Supérate como la principal estrategia del gobierno en la lucha contra la pobreza recientemente se unió al Ministerio de Economía Planificación y Desarrollo (MEPyD), con el objetivo de promover el cooperativismo y capacitar a pequeñas productoras y productores con elevados niveles de pobreza multidimensional y monetaria, a través del proyecto PRORURAL”.

Unas 14,970 familias serán impactadas con el proyecto y de este número, Supérate tiene la tarea de apoyar a 1,950 agricultores que carecen de tierra, atendiendo a que el 50% de los beneficiarios sean mujeres.