Becas inclusivas

0
538
Robiamny Balcácer, la primera dama, Cándida Montilla de Medina y Luisa Milqueya Sención Filpo.

Santo Domingo, República Dominicana.- Con el objetivo de aunar esfuerzos para el otorgamiento de becas para estudios técnicos, de grado y de postgrado a jóvenes discapacitados, el Despacho de la Primera Dama, el Ministerio de la Juventud y la Fundación Loata firmaron un acuerdo de cooperación.

El convenio  fue rubricado por la primera dama de la República, Cándida Montilla de Medina; la ministra de la Juventud Robiamny Balcácer y la presidenta de la Fundación Loata, Luisa Milqueya Sención Filpo.

Con las becas de estudios las entidades procuran fomentar el trato igualitario empleando las herramientas necesarias que potencialicen las competencias profesionales de las personas que conviven con alguna deficiencia física, sensorial e intelectual, logrando así su plena inclusión social.

Como parte del pacto el Despacho se compromete a poner a disposición del Ministerio de la Juventud las capacitaciones, operativos y charlas que realizan los diferentes programas que ejecuta.

En tanto, el Ministerio de la Juventud se compromete a financiar las becas a ser otorgadas a los estudiantes, de acuerdo a sus posibilidades y disponibilidad, así como a tramitar los expedientes propuestos por la Fundación y el Despacho de la Primera Dama conforme a los requisitos y procedimientos internos que se deben agotar.

Durante la vigencia del acuerdo, la Fundación Loata, fungirá como entidad asesora del Despacho, y tendrá de modo enunciativo y no limitativo la responsabilidad de elaborar los listados de los posibles candidatos beneficiarios de las becas y captar a los jóvenes estudiantes.

De igual manera, hacer una clasificación en función del grado de discapacidad que poseen, evaluar el perfil de los candidatos, conforme a sus capacidades y nivel escolar.

Igualdad de derechos para todos los jóvenes

Al dirigirse a los presentes, la ministra de la Juventud dijo que la firma de este acuerdo es la mejor manera de celebrar el Día Internacional de la Juventud y enarbolar la bandera de la inclusión, dando un gran paso a favor de los jóvenes con capacidades especiales.

Balcácer agradeció a la primera dama su acogida desde el inicio de las conversaciones sobre este tema, en procura de igualdad de derechos para todos los jóvenes y a la presidenta de la Fundación Loata por el apoyo en el trabajo en favor de la juventud, una encomienda permanente del presidente Danilo Medina.

“Desde el Ministerio de la Juventud a través de  agentes del Cambio, hemos beneficiado a más de 28 mil jóvenes, becados de este programa, y de verdad que con este paso nosotros buscamos que siga siendo un programa democrático”, expresó Balcácer.

Con estas acciones, dijo, garantizan igualdad de derechos a los jóvenes con condiciones especiales.

Ratificación de política pública que impulsa el empoderamiento

En representación del Despacho de la Primera Dama, habló la coordinadora técnica, Martha Rodríguez de Báez, quien indicó que esta alianza estratégica promueve la inclusión laboral de los jóvenes que tienen alguna condición de discapacidad y pone en marcha de nuevo la defensa de sus derechos.

Sostuvo que constituye además la ratificación de una política pública que impulsa el empoderamiento, la equidad y la justicia social de todos los ciudadanos dominicanos en condiciones de igualdad.

Dijo que con este acuerdo las universidades van a abrir las puertas para acoger y darles la oportunidad de manera independiente y productiva a jóvenes que también quieren sentirse valiosos, respetados, reconocidos y sobre todo que aportan a su país.

Cultura de oportunidades


“Necesitábamos crear este espacio de participación para los jóvenes, esa voz, ese sueño que doña Candy hace más de siete empezó y lo que era tan solo una edificación se ha convertido en una cultura de oportunidades”.

Martha Rodríguez de Báez.


Señaló que el convenio con la mediación y el enlace de un organismo no gubernamental como la Fundación Loata, permitirá además acompañar a estos jóvenes, no solamente en su preparación académica, sino en su adecuación a un entorno que le debe ser amigable.