Santo Domingo, República Dominicana.– Nació en Tamayo, procedente de  una familia de artistas. Su padre tocaba saxofón, sus hermanos piano y cantaban, y sus hermanas bailaban. En su hogar las presentaciones eran lo más natural.

Eso solo fue el impulso, porque después, cuando fue a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) a estudiar Arquitectura, ingresó al Ballet Folklórico de la UASD. Entonces le dio riendas sueltas a su “hobbie”: bailar, y entre ensayos, investigaciones y presentaciones, descubrió que esa era su verdadera vocación.

Durante sus años de universidad, adquirió experiencia de la mano del fenecido José Castillo, director del Ballet Folklórico de la UASD, grupo que  ganó el Premio Casandra, como mejor Ballet Folklórico, durante tres años consecutivos (1994, 95 y 96). El  Ballet UASD también participó en el Festival Mundial de la Juventud en Moscú, Corea, y Cuba. Además desfilaba cada año en el Carnaval de Santo Domingo, donde varias veces ganó como “Mejor Comparsa”, entre ellas con (Marimanta y Muerte en Yipe).

Manuela pasó por la alta casa de estudio como investigadora y bailadora. Se presentó en los más grandes escenarios dominicanos y del exterior, como Venezuela, Colombia, México, Puerto Rico, Panamá y Haití.

Luego de terminar la Arquitectura, ejerció por poco tiempo, pues se dedicó completamente a la danza folklórica. Para ampliar sus conocimientos se acercó al maestro Fradique Lizardo, director fundador del Ballet Folklórico Dominicano, del Ballet Folklórico Nacional y del Ballet Folklórico del Centro de la Cultura en Santiago.

Con el maestro viajó por Europa recreando el folklor con la visión que Fradique tenía, la cual se convirtió en la escuela de la mayoría de los profesores en esta nación. Lizardo la recomendó para ser profesora en la Escuela Nacional de Danza, donde hace veinticuatro años imparte danza folklórica y teoría del folklore, formando a las nuevas generaciones de artistas y gestores de la danza en República Dominicana.

Desde hace seis años fue nombrada subdirectora de la Dirección Nacional de Folklore del Ministerio de Cultura, posición que le permite orientar y apoyar a los grupos originales y portadores de las tradiciones y al mismo tiempo trabajar el acervo y el patrimonio cultural nacional.

Al hablar de su experiencia extracurricular dice: “Agradezco a la vida por las oportunidades que me ha dado para desarrollar una carrera alterna, impartiendo conferencias en lugares como el Smithsonian Museum of New York, la embajada dominicana en París (dictada en francés), el Centro Cultural Koshalin, en Polonia y en UNAPEC donde soy catedrática en la carrera de Turismo e imparto las asignaturas de Artesanía, Folklore y Monumentalismo”.

Para sus alumnos es una persona inspiradora y admirable. “Realmente ella ama lo que hace. Ama lo que enseña e inspira al estudiante a amar a su pueblo, a amar lo que en un futuro va a hacer y a lo que se va a dedicar, que es el turismo, se puede decir, hace que nosotros amemos nuestra cultura”, confirma Paola Arias, estudiante de término de Turismo en UNAPEC.

Cuando se refiere a su trayectoria sus ojos brillan, como evocando el recuerdo y la imagen de aquellos momentos. En una pared de su hogar están colgadas varias placas y reconocimientos otorgados por instituciones públicas y privadas, nacionales e internacionales, por sus aportes a la enseñanza de la danza y el folklor nacional.

“Mi sueño es que la cultura tenga un lugar más importante en los planes de desarrollo nacional, porque un pueblo educado en el arte y la cultura es sensible, pacífico y feliz”, expresó la folklorista a Con Sentido Social.

Manuela Féliz es polifacética. Cursó una maestría en Artes Escénicas en la Universidad Rey Juan Carlos, de Madrid, España y tiene una trayectoria de 41 años como bailadora, investigadora, coreógrafa, catedrática, percusionista, cantante, maestra de ceremonias y jurado de relevantes eventos.

En la actualidad, esta maestra de la cultura es una de las personas que acumula y comparte más conocimientos en todo lo relacionado a la tradición nacional ya que transmite sus experiencias en cada una de sus ponencias a través de una comunicación fluida y espontánea.

Definitivamente, Manuela Féliz es hoy la esencia del folklor dominicano.