Santo Domingo, República Dominicana.- Su sello es étnico. Habla de cultura, feminidad y misticismo.

Grisel Beato conjuga estos elementos en sus joyas. La artista presentó su más reciente colección ante un selecto grupo de personas.


“Decidí unir mi creatividad con el deseo de colaborar con el bienestar de las personas y comencé a elaborar joyas artesanales con elementos naturales y, en mi opinión, sanadores, como el cobre y los cristales naturales”.

Gisel Beato


Los cristales o piedras naturales como los cuarzos, las ágatas, los jaspes y otros, no son más que partes de la corteza terrestre que se solidifican y cristalizan a través de miles de millones de años formando sus moléculas y desarrollándose en solidez, colorido, brillantez y energía, coherente y ordenada, tomada de la madre tierra, explica.

Grisel resalta que de alguna manera el llevar puesto o tener cerca algunas de estas piedras semipreciosas siempre proporcionaba bienestar, tranquilidad, suerte, fuerza, magnetismo y salud, entre otras.

Asimismo, llevar prendas elaboradas con gemas naturales sigue siendo una práctica en beneficio del físico, las emociones y por supuesto, “nuestro ser de luz, o luz interior”, manifiesta la diseñadora.

“Esto es lo que intento mostrar en mi exhibición. El resultado de la unión entre la inspiración y el trabajo artesanal y la posibilidad de enamorar también a otros con los encantos que tomé prestados de la madre tierra”.