Santo Domingo, República Dominicana.– Si en estos días te has sentido anonadada, en el limbo, sin dar crédito a lo que a lo que acontece, debes saber que a la mayoría le pasa lo mismo y aún están esperando abrir los ojos y decir: ¡Uff por fin desperté! e ir al frente, donde su vecina y decirle:

-Oye, anoche tuve la peor pesadilla de mi vida. Soñé que se había expandido por el mundo el coronavirus, COVID-19, ese que empezó hace tres meses en Wuhan, China, (3,261 muertos) y al cual nadie le hacía caso, porque estaba tan lejos y además que “radio bemba” decía que ese virus era de países fríos.

Como era tan lejos y el dominicano es como Santo Tomás (ver para creer) aquí la mayoría pensó que solo se trataba de una especie de gripe más, o algo así como la Chicungunya o el Zika.

¡Muchacha! de repente la cosa se puso de color de hormiga. Cerraron las escuelas, universidades, comercios, todo, todo; con decirte que solo dejaron abierto donde se podía adquirir y transportar alimentos, medicamentos, atención sanitaria, supermercados, bancos, en fin, servicios básicos.

De chepa los restaurantes para ir a comprar comida o que te la lleven. Soñé que países como Italia, (7,503 muertos), España (3,647), Irán (2,077), Francia (1,333) y Alemania (206 muertos), el virus los había invadido y se fue regando a todos los continentes.

Veía los reportes de Univisión. Estados Unidos (más de 1,000 muertos) cerró la frontera con México (5), mientras que Colombia (4), puso sus límites con Venezuela y casi todos los países comenzaron a cerrar fronteras por aire, mar y tierra. Pero oye la última, increíble pero cierto, Haití cerró frontera a República Dominicana, (10 muertos). Eso va a pasar a la historia.

La pandemia de coronavirus COVID-19 tenía casi medio millón de casos de contagio en 176 países, con más de 21,000 muertos! El corazón se me quería salir de la angustia en ese sueño.

Mana y cuando el agua llegó hasta el cuello fue cuando habló el presidente Danilo Medina.

Al otro día era como si el mundo se fuera a terminar, ya que pondrían el país en cuarentena, en estado de emergencia al igual que la mayoría de países en el mundo. Me enteraba de todo viendo también a Esta Noche Mariasela.

El COVID-19 había llegado a este país. Era dura la cosa, no lo podía creer. Todo el mundo amenazado. Sentí gran temor e impotencia-.

La vecina me interrumpió y me dijo:

-Tranquila, que ese mal sueño da 28. Tú estás loca, porque ni en la peor pesadilla sucede algo así. Eso es impensable-.