Santo Domingo, República Dominicana.- Espero que ya hayas aterrizado. Ya sabes que los seres humanos son muy vulnerables. ¿Y qué, ahora que ya no tienes que pensar en trabajo, tus múltiples proyectos, en tu mapa de sueños, la apretada agenda, los compromisos sociales etc, etc, etc?.

¿Ves lo frágil que es la vida? Ya has dejado de lado tantas cosas que creías imprescindibles para tí. Espero que te hayas dado cuenta de que ahora mismo solo hay una cosa importante y es cuidar tu salud, ser responsable contigo mismo y así cuidar a todos los demás.

Deja de quejarte! Llegó el tiempo de agarrar las riendas de tu vida y cuidarse física y mentalmente; ser precavido, estar atento, despierto. Eso implica poner manos a la obra. Antes que nada hay que aceptar que han cambiado las prioridades, ahora debes de poner toda tu atención en la nueva forma de vivir.

De tal modo que cuando vengan los fuertes vientos, tú y los tuyos puedan resistir, por lo cual hay que tener buena vibración, defensas altas y mucha energía, para disfrutar de buena salud física y emocional.

El estrés y el miedo bajan tu defensas y entra cualquier enfermedad.

Primero lo primero: no te dejes dominar por el miedo colectivo. El miedo y el estrés bajan tu sistema inmunológico; el miedo te paraliza, te quita el sueño, la alegría de vivir, te deprime y todo eso pone tus defensas por el suelo. Tienes que tener claro que con temer no resuelves absolutamente nada.

LO QUE SE DEBE DE HACER ES TRATAR A TODA COSTA DE EVITAR LA EXPANSIÓN DEL COVID-19.

Si debes salir, usa guantes y mascarilla.

Quédate en casa, lávate las manos varias veces al día y si tienes que salir usa guantes y mascarilla. Quítate los zapatos antes de entrar a tu casa, desinfecta tus llaveros cada vez que regreses al igual que el celular. Elige una sola cartera para salir a la calle, limpia bien los lentes y mucho cuidado con el dinero que va de mano en mano.

Haz ejercicios para transmutar el miedo, calmar los nervios, poner tu atención en algo diferente. Trata de aprender cualquier idioma, comienza con aquello que siempre quisiste y nunca tuviste tiempo para hacer. Por ejemplo, escribe un diario referente a tu vida en tiempos del coronavirus en casa 24/7, allí todos juntitos.

Escribe un diario de cómo pasaste la cuarentena del coronavirus.

Debe de ser una pasada, como dicen los españoles. Si eres adolescente, hazte fotos de la convivencia, selfies en ropa de casa, “a mano pelá”, con tubi, rolos, despeinada.

¿Ves? esa es una buena opción. Arréglate para esas fotos, que luego cuando pase todo tu hermanita las sacará debajo de las mangas y las pondrá en Instagram. Ahora no es nada y todos lo verán normal, pero después…

Aprovecha porque, con la agitada vida que se llevaba hasta hace días, la familia vivía en un mismo lugar, pero casi nunca estaban juntos. Al que no le guste estar en familia, pues que vaya haciendo ejercicios de respiración para que pueda respirar profundo y relajarse.

Relajate y respira profundo.

Llegó la hora de desarrollar la paciencia, tolerancia, compasión, el amor incondicional, dejar pasar muchas bolas, hacerse el chivo loco o imitar a la canción de Shakira, “Ciega y sorda muda”.

Para quienes les gusta estar en casa y como quiera están nerviosos con eso de que la pandemia se transmite fácil y rápido y a lo cual todos, pero absolutamente todos están expuestos, si eso te llena de ansiedad y no puedes casi dormir, pues relájate haciendo ejercicios de Yoga, escuchando músico terapia, música clásica o positiva como “Paz en la tormenta” y utilizando aroma terapia.

Es buena opción ver películas románticas, cómicas, ver videos de risa, escuchar el sonido de las olas del mar, de la naturaleza, lluvia, pajaritos, sonidos de ballenas y delfines.

Zumba en casa es una buena opción.

Reduce al mínimo el tiempo viendo noticias frente al televisor y celular; también la ingesta de alimentos de forma impulsiva, con ansiedad, porque te puede dar una indigestión y hay que tratar de mantenerse sano y activo, para evitar lo más posible pisar un hospital o una clínica.

Mejor pon un buen programa de tus ejercicios preferido o Zumba. Ponte a dar vueltas en la casa como un trompo o brincar la soga, lo importante es que te muevas.

En internet hay muchos programas de recetas, donde puedes intentar hacer platos, ante todo saludables, sabrosos y novedosos.

 

Juntos haciendo planos saludables y deliciosos.

El lado positivo de la cuarentena por la pandemia es la oportunidad para pasar un tiempo ameno y armonioso junto a tus seres queridos, uniendo a la familia, como hacía tiempo no se lo podían permitir, porque aunque convivían en el mismo lugar, era muy poco el tiempo que compartían para conversar y hacer cosas juntos en el hogar.

Y ha dejado ver el lado humano de hombres y mujeres que con su cooperación, servicio y sensibilidad han demostrado su solidaridad y amor al prójimo, como el personal del sistema sanitario y muchos otros que se levantan cada día a trabajar para garantizar que podamos quedarnos en casa, a salvo.