SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Se conoce como “Nativos Digitales” a la generación que, desde los años 90 en adelante, nació rodeada de la tecnología de la información y la comunicación.

La tecnología se convierte en un eje transversal. Forma parte de su estilo de vida. Determina cómo se divierten, cómo aprenden, cómo buscan información, cómo compran y hasta cómo encuentran pareja.

Así definió a los nativos digitales Maribel Carballo, directora de Media del colegio CEMEP en el conversatorio organizado por ese centro educativo que, como cada año, ofrece a los padres de la entidad este tipo de actividades para “orientar y mantener la educación acorde con  los nuevos tiempos”.

En esta ocasión la reconocida terapeuta Ana Simó, profesional de las áreas sexuales, familia y pareja, fue la oradora invitada.

Carballo, miembro de la Junta Directiva Cemep, dio la bienvenida a los presentes  y expresó el compromiso que tiene el centro educativo con el desarrollo y la excelencia educativa.

Tras definir a los nativos digitales, explicó estos han desarrollado una serie de características generacionales muy únicas, “como mucha rapidez, y a veces, impulsividad; capacidad de multitareas, y a veces, poco foco en profundizar en una; mucha creatividad para la innovación, y a veces, poco compromiso con el desarrollo de proyectos a largo plazo, entre otras.”

En tanto, Ana Simó resaltó que los padres y madres, deben hacerse conocedores del mundo digital que los rodea, para poder comprender y a la vez orientar a sus hijos, para sacarle el mayor partido a esta era digital y a la vez moderar su uso, para lograr los mejores propósitos formativos que tienen para con ellos.

Precisó que regular y dar códigos para el tiempo en las Redes Sociales, les ayuda a lograr la conexión humana que, tanto con sus padres como con sus pares, enriquece la convivencia.

“Enseñarlos a verificar la información que reciben, así como a cuidar la información que comparten en la Red, también los protege de errores y de proyectar una imagen errónea y vulnerable de sí mismos”, afirma Simó.