Santo Domingo, República Dominicana.- La sociedad dominicana debe cambiar la forma de gestionar los residuos sólidos urbanos que actualmente producen grandes dolores de cabeza en todas las ciudades del país, como los conocidos casos de Duquesa en Santo Domingo, Puerto Plata, Haina, Villa Altagracia, La Vega, etc.


Esta opinión es del geólogo y ambientalista Osiris de León quien además sugiere que cada municipio desarrolle una solución estructural y ambiental basada en el aprovechamiento racional de la basura como materia prima reciclada y para la producción de energía.


Resaltó que este modelo ya ha sido aprobado en San Pedro de Macorís, ciudad que será pionera en el país en la utilización de sus desechos sólidos para producir 55 MW de energía eléctrica.

El grave problema de la contaminación ambiental de las aguas superficiales y subterráneas que se genera en los vertederos de basuras a cielo abierto hay que resolverlo de una vez y por todas.

De León advierte que los ciudadanos no deben conformarse el esquema actual, en el que un camión recolector lleva los desperdicios a un botadero a cielo abierto.

Geólogo y ambientalista dominicano Osiris de León.
Osiris de León.

“Nos desentendemos porque creemos que ya terminamos con el problema, y no es así, porque debemos darle seguimiento a los impactos ambientales, sociales y sanitarios generados por las basuras” manejada de esta forma, opinó el ambientalista, de acuerdo a una nota remitida a Con Sentido Social.

Nocivo para la salud y el turismo

Planteó que en las zonas turísticas y en las ciudades costeras no se debe seguir vertiendo basuras a cielo abierto, porque en una región tropical cuando llueve de manera torrencial y esas aguas ligeramente ácidas entran en contacto con los metales de la basura depositada a cielo abierto generando un lixiviado negro, cargado de metales pesados y de bacterias, altamente tóxico y contaminante.

Aseguró que este lixiviado se infiltra en el subsuelo calizo poroso, fluye subterráneamente hacia el mar, y contamina las playas.