Santo Domingo, República Dominicana.– Le gustaba escribir sobre la vida, las penurias y el ambiente de los campesinos; además, distinguido como uno de los mejores poetas, escritores, ensayistas y políticos paridos por su tierra, República Dominicana.

Seguir su ejemplo es el mejor homenaje que todos los dominicanos podemos hacer, porque fue un hombre de paz y demócrata a carta cabal.

“Papá fue buen padre. Siempre fue muy tierno con sus hijos y con sus nietos por igual”, manifestó en una ocasión Carolina Bosch García sobre su padre, el profesor Juan Bosch y Gaviño.

Entiende que fue uno de los mejores escritores dominicanos y que tenía una gran facilidad para crear sus historias, sobre todo, el ambiente campesino.

El progenitor del profesor e historiador, José Bosch Subirats, era español y dedicado al campo, pero Bosch también vivió los primeros tiempos de su vida en la comunidad de Río Verde, La Vega, hoy llamada Cutupú, de ahí su vocación y protección a la población campesina.

Juan Bosch nació el 30 de junio de 1909. Era también hijo de la puertorriqueña Ángela Gaviño Costales, de ascendencia espoñola.

Carolina decía que ella hubiera preferido que Bosch no fuera político, ya que tuvieron que pasar 27 años para volver a ver a su padre. Eso fue para proteger a la familia, no podía casi hablar con él, por ser Bosch opositor al régimen de Rafael Leónidas Trujillo.

Claro, hubiese sido mío. Un padre que pasé la vida llorando, tenía que compartirlo con todo el mundo. No era que me sentía mal, pero entendía que me lo quitaban. Papá tenía un temperamento fuerte, pero al mismo tiempo era tierno, le encantaban los niños y más los niños inteligentes.

Dijo que Bosch amaba a su pueblo y que la miseria, así como la forma en que vivía la gente -la pobreza- eso lo lastimaba.

Bosch era autodidacta. Solo llegó al tercero del bachillerato en el colegio San Sebastián de La Vega. Publicó su primer libro de cuentos “Camino Real”, en 1933 y más tarde, “La Mujer”.

Fundador de dos organizaciones políticas: el Partido Revolucionario Dominicano y el Partido de la Liberación Dominicana.

En 1962 fue elegido presidente de la República Dominicana, asumiendo el mandato el 27 de febrero de 1963. El líder político era un abanderado de la paz y de las libertades democráticas de los pueblos.


“Sin respeto al derecho ajeno no puede haber paz y sin paz no puede haber bienestar para los millones de dominicanos que reclaman una vida mejor”, señalaba en su discurso de toma de posesión.


Eso lo lleva a ofrecer cinco cargos en su gabinete a igual número de partidos, aunque cuatro de esas entidades políticas se negaron a aceptarlo.

“Como lo que inicia hoy es una democracia auténtica, todos debemos respetar la voluntad de esos partidos” señalaba en aquella época el profesor Juan Bosch en su intervención.

En otro párrafo de su discurso, decía que el mundo en que vivimos parece estar lleno de soberbia y de odios, pero que cuando entramos en él con la mirada limpia, el que no tiene amarguras halla que millones y millones de personas trabajan en silencio por un mañana mejor.

“Todo se logra con el trabajo, la persistencia y con la fe. Así como nada se obtiene de un día para otro, nada se obtiene sin lucha. Debemos luchar y lucharemos contra los obstáculos que tiene la República Dominicana en su camino”, decía Bosch.

Tenía una idea clara: “Tenemos una tierra fértil. Vamos a juntar al hombre con la tierra, al inteligente hombre dominicano con la rica tierra dominicana y estén seguros, que eso se hará o no habrá democracia”.

Ese día de su juramentación como presidente, que coincidencialmente era miércoles de ceniza y día de la Independencia Nacional, fue enfático al decir que mientras gobernara, en su país, no perecería la libertad.

“Mientras nosotros gobernemos no perecerá la libertad”

Juan Bosch creía en la educación técnica para que los estudiantes pudieran insertarse a la producción y obtener mejores condiciones.

Tras ser liberado de su encarcelamiento por sus ideas políticas, en 1938 Bosch salió del país y se estableció en Puerto Rico.

En los años transcurridos entre 1940 y 1945 se destacó como uno de los más notables escritores de cuentos de la región y laboró activamente en la formación de un frente antitrujillista encabezado por el Partido Revolucionario Dominicano.

Tuvo 23 años en el exilio. Regresó a República Dominicana cuando Trujillo fue asesinado. Su presencia en la vida política nacional como el candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano fue percibida como un cambio por los dominicanos.

Enfrentó situaciones difíciles, como la acusación de comunista de parte de la Iglesia y de los sectores conservadores del país, pero logró triunfar en las primeras elecciones libres después de la muerte del tirano.

El 27 de febrero de 1963 Bosch y Segundo Armando González Tamayo tomaron posesión como nuevos Presidente y Vicepresidente de la República Dominicana. El 29 de abril, se promulgó una nueva constitución.

Su gobierno sobrevivió siete meses. Fue derrocado por un golpe de Estado el 25 de septiembre de 1963. Juan Bosch murió el 1 de noviembre de 2001.

Cuentos y obras de más renombre:

  • Dos Pesos de Agua
  • La Muchacha de La Guaira
  • Cuentos de Navidad
  • Cuentos Escritos en el Exilio
  • La Nochebuena de Encarnación Mendoza
  • La Verdad
  • Los Amos
  • La Mañosa (1936)
  • La Desgracia
  • El Oro y la Paz

De su puño y letras salieron ensayos, artículos y obras históricas como El Pentagonismo, Sustituto del Imperialismo, Dictadura con Respaldo Popular, Las Clases Sociales en República Dominicana, La Pequeña Burguesía en la Historia de la República Dominicana, entre otras.